Componentes químicos de la guanábana y sus actividades promotoras de la salud.

Annona es un género de árboles frutales pertenecientes a la familia de las Annonaceae, de las que hay aproximadamente 119 especies. Entre las especies, Annona muricata, conocida comúnmente como guanábana, crece en zonas tropicales y subtropicales y se caracteriza por ser un árbol erguido, delgado de ramas bajas que alcanza una altura de 8 a 10 metros.

El árbol tiene hojas verdes y brillantes de hoja perenne.

Las flores aparecen en cualquier parte del tronco o de cualquier rama.

Produce un fruto ovalado o en forma de corazón, con epicarpio de aspecto coriáceo con espinas cortas, de color verde oscuro cuando no está maduro y de un verde ligeramente más claro cuando está maduro, con un peso de aproximadamente 0,9 a 1,0 kg, e incluso mayor.

El fruto posee una pulpa formada por segmentos blancos fibrosos y jugosos que rodean un receptáculo alargado o núcleo central blando y con forma de hueso. En cada segmento fértil hay una única semilla ovalada, lisa y dura, de color marrón oscuro. Las semillas están esparcidas por la pulpa y un fruto puede contener desde 5 o hasta 200 o más semillas.

La pulpa blanca comestible corresponde a cerca del 67,5 % de todo el fruto de la guanábana. La pulpa fresca está compuesta por agua 82,8 %; proteína 1,0 %; lípidos 1,0 % y carbohidratos 14,6 % que tienen un alto contenido en azúcares (12,0 %) como sacarosa, glucosa y fructosa, así como pectina y fibra (0,8 %). Las cenizas (minerales) son ricas en potasio y sodio. Contiene β-caroteno (provitamina A), vitaminas del complejo B (B1, B2 y B3), vitamina C (ácido ascórbico) y vitamina E (tocoferoles y tocotrienoles). En el siguiente cuadro muestro la composición de nutrientes por 100 gramos de porción comestible.

Créditos: Cuadro elaborado con información de Badrie & Schauss (2010).

Además de los componentes nutricionales, el fruto es una fuente de derivados del ácido cinámico y del ácido p-cumárico, junto con otros compuestos fenólicos. Contiene compuestos acetogénicos anonáceos como la epomusenina-A y la epomusenina-B, la epomurina-A y la epomurina-B, la cis-anoreticuina y las muricinas J, K y L. El sabor característico de este fruto se ha relacionado con muchos compuestos volátiles como los ésteres, que también están presentes. En el cuadro a continuación presento otros compuestos químicos con propiedades bioactivas presentes en la pulpa de guanábana.

Créditos: Cuadro elaborado con información de Coria-Téllez et al. (2018).

Los compuestos mencionados y mostrados en los cuadros (tocoferoles, tocotrienoles, carotenoides y compuestos fenólicos) y otros no mencionados ni mostrados como los ácidos gálico, clorogénico, 4-hidroxibenzoico, protocatéquico, siríngico y elágico, epicatequina y quercetina se consideran antioxidantes con beneficios potenciales para la salud del cuerpo humano debido a su actividad de eliminación de radicales libres. Las pruebas han indicado que el fruto de Annona muricata es rico en compuestos antioxidantes, y las dietas ricas en fitoquímicos de esos tipos se han asociado a un menor riesgo de enfermedades no transmisibles. Por lo tanto, el consumo regular del fruto puede proporcionar la capacidad de prevenir enfermedades degenerativas y mejorar la salud humana.

En ensayos in vitro e in vivo se ha demostrado que el fruto ejerce un efecto antitumorigénico inhibiendo selectivamente el crecimiento de células de cáncer de mama humano. El fruto no solo es apreciado como alimento, sino que se utiliza como galactogogo (para aumentar la leche materna) y como astringente para la diarrea y la disentería. El jugo del fruto se toma por vía oral para la hematuria (presencia de sangre en la orina), las afecciones hepáticas y la uretritis.

Por otro lado, las hojas han sido ampliamente estudiadas. Seguidamente muestro un cuadro con algunos de sus componentes químicos con propiedades bioactivas.

Créditos: Cuadro elaborado con información de Coria-Téllez et al. (2018).

En ensayos in vivo realizados en ratas se han documentado actividades farmacológicas de las hojas de Annona muricata. En la actividad hipoglucémica, la reducción de la glucemia y aumento de la glucosa sérica de la insulina en ratas con diabetes mellitus. En la actividad anticancerígena, la restauración de la proteína total del colon en la carcinogénesis colorrectal inducida por polvo de la planta Cycas circinalis, y también la inhibición en la carcinogénesis colorrectal inducida por el carcinógeno azoximetano.

En la actividad antitumorigénica, con extractos de hojas se ha inhibido en 32 % el crecimiento (peso) de tumor de mama inducido en ratas, y se ha inhibido en 59,8 % el crecimiento de tumor pancreático inducido también en ratas. Con actividad gastroprotectora, las hojas han inhibido en 92,8 % el área total de lesión gástrica en ratas, y han reducido el índice de úlcera en la ulcerogénesis inducida por etanol en ratas. Con actividad hepatoprotectora se ha documentado que las hojas ejercieron un 100 % de protección frente a la hepatotoxicidad inducida en ratas por el acetaminofén, y con actividad hipotensora, que ha reducido la presión arterial en ratas.

Las hojas a veces se cuecen hasta la ebullición en agua para luego consumir el agua y/o las hojas, y cabe destacar que se ha informado que el consumo excesivo de productos de guanábana (infusiones de hojas, raíces y cortezas, así como la pulpa de la fruta) puede provocar trastornos degenerativos y se ha relacionado con un parkinsonismo atípico (anomalías del movimiento observadas en la enfermedad de Parkinson).

Cabe comentar que las semillas son ricas en aceite, proteínas y minerales, pero también tienen compuestos tóxicos.

Finalmente, las flores de guanábana podrían utilizarse como potente fuente de antioxidantes para la estabilización de la oleína de palma, destacando que los extractos retrasan significativamente la oxidación de la oleína de palma durante el procesamiento a temperatura de fritura.

Referencias

Imágenes capturadas con cámara digital Fujifilm FinePix Z90.

H2
H3
H4
3 columns
2 columns
1 column
12 Comments