STEM-CHESS: El Ajedrez como Deporte Ciencia y Campo de Aplicación Tecnológica

Saludos cordiales amigos de STEEMIT, especialmente a la comunidad de #stem-espanol.
Una vez más comparto con ustedes contenido de interés relacionado con el movimiento STEM. En esta oportunidad, las telecomunicaciones se toman un breve receso para dar paso libre a unas de mis más grandes pasiones. Además de desempeñarme laboralmente en este campo, poseo experiencia y conocimientos relacionados con otras áreas de la ciencia, concretamente, soy activista y jugador profesional del “Deporte Ciencia”, esto es, el ajedrez.

Este texto corresponde a la versión escrita y extendida del “Conversatorio Virtual” realizado el domingo 01 de julio en el servidor de Discord de la comunidad #STEM-Espanol, la cual estuvo a cargo de mi persona en compañía de los especialistas @ydavgonzalez, @eniolw y @eliaschess333. Este conversatorio sirvió para presentar al ajedrez ante la comunidad, específicamente el propósito perseguido fue:

Promover una socialización de saberes en torno al ajedrez, analizándolo desde el enfoque multidisciplinario de STEM, con el objeto de evidenciarlo como motivo de interés, investigación y aplicación científica.

En este artículo se pretende promover una introducción general que define al ajedrez como una pieza clave contribuyente en distintas ramas de la ciencia y la tecnología.

chess-2727443_1920.jpg


1.png
Figura 1 – Imagen propia – la figura del tablero fue realizada con el programa de base de datos “chessbase”

En primera instancia se define al ajedrez como un “juego”, esta concepción obedece a un criterio un tanto simplista, sin embargo, en el desarrollo de este texto veremos como este “juego” obedece a consideraciones más complejas. El ajedrez es jugado entre dos personas, en una contienda que da lugar a un planteamiento estratégico promovido por cada una de las partes inmersas, en el cual cada jugador exhibirá decisiones racionales que buscarán doblegar las ideas de su contrario. Concretamente, el objetivo del ajedrez es “dar jaquemate” al rey de nuestro rival.

El “campo de batalla” donde se desencadena toda la acción lleva el nombre de “tablero”. Éste es un cuadrilátero de dimensiones 8x8, posee 64 casillas en total de las cuales 32 son de color claro y 32 de color oscuro. La imagen clásica de un tablero de ajedrez está representada por los colores blanco y negro, no obstante, con el pasar de los años y la cantidad de estudios realizados, se ha demostrado que el uso de colores más “ligeros” ayuda a evitar la fatiga visual de los jugadores durante el desarrollo de la práctica ajedrecística. Es muy común que en los torneos de alta competencia las casillas oscuras estén definidas por un verde, azul, o marrón de tonalidad clara.

En concordancia con lo anterior, se definen las “piezas”, estas son las figuras que dan vida al ajedrez. Básicamente, son las herramientas con las que cuenta cada individuo para llevar a cabo todo el desarrollo del juego. Estas se encuentran desplazándose dentro del tablero y obedecen a una forma específica que define su movimiento. Cada bando cuenta con un total de 16 piezas: un (01) rey, una (01) dama (inadecuadamente llamada “reina”), dos (02) torres, dos (02) alfiles, dos (02) caballos y ocho (08) peones.

El Juego y la Disciplina Deportiva

2.png

Figura 3 – Imagen propia

Definitivamente el ajedrez es un deporte, pese a algunos estereotipos que se han pintado en la sociedad en general. Esta disciplina encierra consigo aspectos fundamentales que lo clasifican como deporte en todos sus niveles. Atendiendo las definiciones que plantea la Real Academia Española (RAE) tenemos que el deporte es:

  1. Actividad física, ejercida como juego o competición, cuya práctica supone entrenamiento y sujeción a normas.
  1. Recreación, pasatiempo, placer, diversión o ejercicio físico, por lo común al aire libre.

Para quienes practican el ajedrez con relativa seriedad sabrán que todas esas cualidades que se mencionan están presentes en el juego. Si lo comparamos con el fútbol, unos de los deportes más populares (si acaso no el más popular), vemos que la presencia de la estrategia, la táctica son fundamentos claves para desempeñar efectivamente nuestro juego.

Además, debemos considerar ciertas normas o reglas que delimitan al deporte propiamente dicho, para el caso de un atleta (ajedrecista) que lleve una carrera profesional y de alta competencia, deberá estar en constante entrenamiento pues las exigencias de cada partida ameritan una preparación técnica especializada, sin mencionar que para poder rendir eficazmente la persona debe contar con una condición física apropiada. Por tanto, el ajedrez encaja perfectamente con el dicho: “cuerpo sano y mente sana”.

Cabe mencionar que el ajedrez no está incluido dentro de “Juegos Olímpicos”, sin embargo, cuenta con sus propias olimpiadas, siendo estas un evento celebrado fuera de las fechas de las olimpiadas convencionales. Han existido intentos por parte de las Federaciones pertinentes para que este deporte sea incluido en los ciclos olímpicos y esperemos que muy pronto veamos al ajedrez acuñado como “deporte olímpico”.

Notación Algebraica

3.png

Figura 4 – Imagen propia elaborada con la ayuda del programa de base de datos “chessbase”

Uno de los aspectos claves y que ha potenciado el desarrollo del ajedrez a lo largo de los años ha sido la “notación” de las partidas que se producen constantemente. Al igual que en otras disciplinas y ramas de la ciencia, como por ejemplo, la física y la química, donde existen registros de experimentos que han sido realizados previamente y cuya recreación de los procedimientos implicados permiten obtener los resultados esperados, bien sea con el fin de visualizar o aprender de algún fenómeno, en ajedrez se cuenta con un sistema de registro de partidas que permite reproducir cada juego en cualquier lugar del mundo con la finalidad de obtener algún aprendizaje a partir de los movimientos de los jugadores.

De lo anteriormente dicho, cabe resaltar que este sistema de registro ha ido evolucionando con el pasar de los años y que el modelo que predomina en la actualidad es el: “sistema de notación algebraica” o simplemente “notación algebraica”. Este modo de anotación se basa en un sistema de coordenadas presente en el tablero. A continuación se procede a detallarlo:

El tablero de ajedrez está compuesto por 64 casillas -como ya se mencionó-. Cada uno de los escaques se representa por una letra y un número, siendo un escaque o casilla la intercepción de una fila y una columna.

Las columnas se identifican con letras (“a”, “b”, “c”, “d”, “e”, “f”, “g”, “h”) y las filas con números (“1”, “2”, “3”, “4”, “5”, “6”, “7”, “8”), por tanto, para referirnos a una casilla ubicamos las fila y la columna que converjan para el caso en que se requiera, por ejemplo, la casilla enmarcada de color rojo la figura 4 se conoce como “e4”.

Para referirnos a una pieza basta con escribir su inicial en mayúscula. Para el caso del rey escribimos “R”, la dama “D”, torre “T”, el alfil “D”, el caballo “C” y para el caso del peón sólo hace falta escribir la casilla hacia donde se desplace. Si queremos llevar nuestro rey a la casilla c5 escribimos Rc5.

En los campeonatos de alta competición es obligatorio anotar la partida de principio a fin (modalidad estándar) y para ello a cada jugador se le facilita una planilla con un formato adecuado que le permite anotar los datos del juego y cada una de las jugadas de la partida.

Modalidades y tiempos

4.png

Figura 5 – Imagen propia – foto de mi reloj de ajedrez

Es muy frecuente toparse con la interrogante: “¿cuánto dura una partida de ajedrez?” Y la respuesta dependerá en gran medida de cuál es la modalidad de juego que se esté empleando.
Para limitar el tiempo de cada partida, se cuenta con un reloj especial. Al iniciar la partida se configura este reloj con un tiempo específico para cada persona. Al momento que un jugador accione la manecilla de su reloj, éste se pausará inmediatamente y empezará a descontar el tiempo de su rival, es decir, el cronometro irá decreciendo para el jugador que tenga el turno. Si el tiempo de un jugador expira (llega a cero), éste perderá la partida.
Existen tres ritmos de juegos: Blitz, Activo y Estándar.

Las partidas Blitz (relámpago) corresponden a ritmos de juegos sumamente volátiles. Los tiempos de reloj para cada jugador son igual o menor a 15 minutos (dependiendo de como se decida en el torneo). Esto condiciona a que el “juego blitz” se desarrolle muy rápido, por lo que ambos jugadores deberán hacer uso de una agilidad mental apropiada que le garantice realizar la mayor cantidad de jugadas en el menor tiempo posible.
Para el caso de la modalidad “Activa” o “rápida”, los tiempos son un poco más prolongados, oscilando entre 15 y 60 minutos para cada contendiente.

Finalmente, el ritmo “Estándar” o “Clásico” contempla periodos de tiempos mayores a 60 minutos. Esta modalidad es considerada la más seria pues el tiempo con el que cuentan los jugadores les permite producir una partida de mayor calidad. Al existir más tiempo es posible calcular con mayor profundidad.

Estas características hacen que el ritmo estándar se emplee para definir los campeones mundiales de cada categoría en el ajedrez, así como cualquier otro torneo de gran importancia. Una partida de ritmo clásico puede superar con frecuencia las seis horas de juego.

La FIDE y los Títulos en ajedrez

Como ya se ha especificado, el ajedrez es un deporte practicado con todo el rigor y seriedad que lo caracterizan, al igual que otras disciplinas, este cuenta con una federación que respalda todas las actividades internacionales realizadas. La Federación Internacional de Ajedrez FIDE (la “E” es del francés “échecs”) se encarga de regular todo lo relacionado con los campeonatos, registro de jugadores, partidas, entrenadores, títulos y demás aspectos concernientes con este deporte.

Siguiendo el anterior orden de ideas, una de las principales funciones de la FIDE es otorgar “títulos” a los jugadores. Básicamente, un jugador puede ser titulado o no. Un ajedrecista se hace acreedor de un título cuando ha alcanzado nivel de juego elevado, además de cumplir con criterios técnicos o normas específicas. La siguiente imagen detalla como un jugador puede hacerse con cada uno de los títulos:

5.png

Figura 6 – Logotipo de la Federación Internacional de Ajedrez – Anexo de los ELOS para optar a tÍtulos FIDE

El término “ELO” representa el ranking del jugador, entre más elevado sea, se dice que el ajedrecista es más fuerte, esto es equiparable al “performance” de un bateador en el beisbol.

¿Por qué el “Deporte Ciencia”?

Llegado a este punto comenzamos a dilucidar la concepción del ajedrez desde un enfoque un poco más profundo. Más allá de considerarse un deporte de alta competencia, el ajedrez es reconocido como “el deporte ciencia”, y es que todas las prestaciones con las que cuenta esta disciplina se adaptan perfectamente al campo científico. En esta sección y en la siguiente veremos cómo intervienen los procesos científicos en la práctica del ajedrez y cómo el ajedrez ha contribuido de manera significativa en las distintas ramas de la ciencia.

El ajedrez es visto como una ciencia, pues en éste se hace uso del “método científico”. Analizando en detalle estas palabras, vemos que “método” deriva del latín “methodus” que significa “camino” o “el camino a seguir”. Éste hace referencia al medio que se emplea para lograr algo o alcanzar una determinada meta. Por su parte, la palabra “científico” hace alusión al adjetivo que describe todo lo relacionado con la ciencia, siendo esta el conjunto de técnicas y procedimientos empleados para producir conocimiento. Por tanto, el método científico son aquellas etapas que se han de recorrer para obtener conocimiento valido desde la perspectiva científica.

Atendiendo estas consideraciones, podemos afirmar de manera definitiva que el ajedrez basa su esencia en conocimiento relacionado con la ciencia; el mejoramiento de las estrategias y técnicas del juego está vinculado con prolíficos estudios que datan varios siglos de progreso.

Un esquema bastante intuitivo que nos ayuda a comprender como se relaciona el método científico y el ajedrez es el que se ilustra en la figura siguiente:

5.1.png
Figura 7 - Esquema propio ilustrando el método científico con anexo de imagen de dominio público

Este esquema es válido tanto para el proceso de pensamiento de un ajedrecista como para el entrenamiento y desarrollo de nuevas formas de juego.

Para el caso de una partida disputada entre dos contendientes, el cálculo, el análisis, la síntesis y la hipótesis son engranajes que promueven la producción de jugadas.
Tras la observación de una determinada posición en el tablero, el ajedrecista comienza un proceso de valoración, en la cual detalla los aspectos objetivos que describen a la posición dada y procede a sopesarlos como si fuese una medición.

Tras esto, continúa con un proceso de raciocinio y comparación lógica, con lo cual calcula los movimientos posibles, bien sea de una o varias piezas anticipando sus posibles movimientos, unas 5, 6, 7 jugadas o más allá de la posición actual (tanto las de él como las de su rival). Seguidamente, analiza todas estas posibilidades descartando aquellas que no le convenga, para luego sintetizar toda esta información y finalmente plantear las hipótesis que atañen a la posición observada. Luego de todas estas etapas el ajedrecista está en condición de realizar su jugada, con lo cual someterá a prueba sus hipótesis.

Además, otro de los aspectos que le dan al ajedrez una naturaleza de ciencia es la teoría ajedrecística. Desde la fundación del ajedrez moderno hace más de 500 años, han sido muchas las partidas disputadas, así como posiciones particulares de aperturas, mediojuego o final; secuencias de jugadas, problemas artísticos o reales que han sido descubiertos y/o inventados, todo lo cual fue estudiándose masivamente dando lugar al corpus de conocimientos ajedrecísticos que se conoce actualmente, plasmado en una muy extensa bibliografía.

Algunos de estos conocimientos han sufrido importantes transformaciones, sobre todo a nivel de aperturas (como el “Gambito de Rey”), razón por la cual son constantemente sometidos a verificación en la práctica, a fin de descubrir refutaciones o novedades que puedan actualizar el estatus de la teoría, todo lo cual generalmente contribuye a mejorar la preparación de un jugador.
También hay conocimientos estructurados como modelos teóricos o aproximaciones, que suelen aplicar durante la fase de mediojuego, y usualmente dictan a grande rasgos, los principios que deben regir en la evaluación de una posición, en el planteamiento estratégico y la ejecución táctica. Ejemplos de estos se encuentran en los estilos de juegos de distintas escuelas, como la romántica, la clásica, la postmoderna, la dinámica, etc.

Pero también hay otros conocimientos que permanecen inmutables, cuál leyes universales, tales como algunas reglas de finales como la “regla del cuadrado” considerada siempre un axioma, aunque también hay algunas conocimientos de finales que han sido falsados y corregidos con el devenir histórico.

Ciencia Aplicada al Ajedrez

Ya hemos asimilado que el ajedrez es una ciencia, ahora bien, en esta sección veremos de forma ilustrativa cuáles son las aplicaciones concretas que ha tenido la disciplina ajedrecística.

Jugar una partida de Ajedrez es pensar, elaborar planes y también tener una pizca de fantasía. (GM D. Bronstein)

Al ser este un deporte de habilidad mental, sin mencionar que está íntimamente relacionado con los procesos del pensamiento de la persona practicante, inmediatamente caemos en cuenta que el ajedrez se cuela en los campos de estudio de la Psicología. Con más de dos siglos de experimentación, la psicología ha impactado considerablemente en la forma de cómo se juega al ajedrez y más importante aún, el deporte ciencia ha servido para establecer nuevas teorías científicas que han contribuido por ejemplo, a la prevención de enfermedades que atacan a la mente, como lo es el Alzheimer.

Según Wilson (2007):

“La estimulación cognitiva a edad avanzada disminuye el riesgo de padecer demencia”

Particularmente, la memoria y la concentración son una de los principales blancos que afecta el Alzheimer. Evidentemente no hace falta ser un “experto” para saber que la memoria y la concentración son una de las cualidades que más desarrolla un ajedrecista. A partir de aquí podemos ver entonces que hay una relación inversa: a mayor actividad cerebral menor riesgo de padecer enfermedades mentales.

6.png
Figura 8 – Aplicación del ajedrez en la psicología – Anexo De imagen de dominio público

Un ejemplo que deja bien claro lo anterior, fue un estudio realizado en el instituto Albert Einstein de New York por el Dr. Bergersen. En este experimento se seleccionaron 488 personas mayores de 75 años y fueron clasificadas en grupos: unos practicaban idiomas, danza, actividades físicas, lectura, etc.

La intención de esto fue determinar cuál actividad física/mental contribuía a un mayor aumento en la reserva cognitiva de cada paciente. La “reserva cognitiva” es una especie de depósito que se encuentra en el cerebro y entre más lleno esté, menor será el riesgo de padecer enfermedades mentales. Resulta que al finalizar este experimento, el grupo que mostró un mayor incremento en la reserva cognitiva fueron los que practicaban ajedrez. Meses más tarde Bergersen dio unas declaraciones al “Washington Post” diciendo que muy pronto los doctores nos recomendarían una partida de ajedrez diaria.

La Psicología en Ajedrez

7.png

Figura 9 - Esquema propio

A continuación se procede a detallar cómo la psicología ha servido para fortalecer la práctica del ajedrez.

Gran parte del éxito de un ajedrecista radica en cuán preparado esté desde el punto de vista psicológico. Las partidas demandan una preparación mental exhaustiva y es por ello que a los atletas se les adiestra con la enseñanza de técnicas especiales que les ayuden a controlar sus emociones, aumentar su capacidad de superación ante las situaciones adversas, motivación, entre otras más.

Una mejor psicología en el juego permite al ajedrecista desarrollar un proceso de raciocinio más fluido. Han sido muchos los teóricos que han establecido teorías concretas que sustentan la psicología del juego. Es de resaltar el trabajo de Nikolai Krogius quien contribuyó con su obra “Psicología en Ajedrez”. Este escrito nos ilustra un compendio teorizado de elementos que evidencian aquellos factores externos al juego que de una u otra manera afectan al jugador propiamente dicho. Asimismo, plantea cómo estas distracciones ajenas pueden ser mitigadas y así mejorar la capacidad de cálculo del ajedrecista.

Analizando otros frentes, tenemos a Lossif Dorfman quien nos habla de aquellas “visiones” con las que cuenta un ajedrecistas, clasificándolas en “mediata” e “inmediata”. En su obra más famosa: “El Método en Ajedrez” promueve las técnicas necesarias para que un ajedrecista pueda “ver más allá” fortaleciendo su poder en el cálculo de variantes.

Procesos lógicos, Matemáticas y Ajedrez

8.png

El ajedrez es equiparable con las matemáticas. El proceso mental que se desencadena al momento de resolver un problema de matemáticas es muy similar al que tiene un individuo cuando juega al ajedrez, y es un asunto sumamente lógico. Cuando evaluamos jugadas estamos “descifrando símbolos” y valorando posibles soluciones, la única diferencia es que para el caso de las matemáticas, el lenguaje abstracto está representado por números y en el ajedrez por casillas y piezas.

Está claramente demostrado que la práctica del ajedrez promueve la inteligencia, sin embargo, existe lo que se conoce como “sesgo de autoselección”. Básicamente, es una duda que se presenta frecuentemente: “¿Los niños “más inteligentes” les atraen el ajedrez o es el ajedrez que desarrolla esta inteligencia?”. Para romper con esta duda fue realizado un estudio en Trier-Alemania entre 2004 y 2007:

De forma aleatoria, se tomaron dos cursos de primaria: clase A y B. Los de la clase A recibieron 1 hora menos de matemáticas y a cambio tuvieron una hora de ajedrez. Los de la clase B siguieron recibiendo las mismas horas de matemáticas sin ajedrez. Resultó que al final del curso los alumnos de la clase A tuvieron mejores resultados en los exámenes de matemáticas que los alumnos de la clase B. Esto se difundió en Alemania llegando a la conclusión de que 2 horas de matemáticas y 1 de ajedrez es más eficiente que 3 horas de matemáticas.

Estudios como este evidencian irrefutablemente que una persona que practique el ajedrez tendrá una estimulación cognitiva un tanto mayor en comparación con otra que no lo haga. Este acondicionamiento mental le permite tener una mejor agilidad capacitándolo para entender mejor los problemas relacionados con matemáticas y lógica abstracta.

Tecnología en ajedrez

No podía faltar…!
El campo tecnológico también se encuentra presente en el ajedrez. En la fecha actual una amplia gama tecnológica recubre la práctica del deporte en todos sus niveles.

Hoy en día se cuenta con tableros que permiten “digitalizar” las partidas jugadas. Esta fascinante innovación promueve la automatización de procesos ya que de forma instantánea una partida queda grabada en formato digital al momento de que los jugadores muevan sus piezas. Esto es logrado con la tecnología de los tableros DGT, una combinación entre hardware y software especializado. Estos modelos nunca pueden faltar en los torneos del más alto nivel.

Aunado a esto se encuentran las plataformas de “retransmisión de partidas” y es que combinando los tableros con algo de informática e internet es posible transmitir en vivo cada partida a través de un servidor web, con lo que no hace falta estar presente en la sala de juego para ver a los ajedrecistas realizando sus jugadas ya que con una conexión a internet básica podremos disfrutar de cada juego.

9.png

Figura 10 – Retransmisión en vivo de partidas de ajedrez en el sitio web CHESS24

Por otra parte, tenemos los sitios web para jugar partidas, estas son páginas en internet que nos permiten enfrentarnos con cualquier jugador del mundo, podemos establecer “retos” definiendo la durabilidad de cada partida.

12.png

Figura 11 – Vistas del sitio web CHESS24 en su modalidad de retos y partidas

La aplicación de la tecnología del ajedrez se extiende mucho más allá, uno de los paradigmas que está revolucionando la forma de jugar han sido “los motores”. Un motor o módulo es un software especializado que puede “jugar al ajedrez”, básicamente al ser ejecutado en una computadora es capaz de encontrar variantes de jugadas mucho más rápido que una persona. Gracias a los módulos los jugadores pueden preparar sus partidas de una forma sistemática, optando a mejores resultados en las competiciones. La ingeniera y trabajo que hay detrás de los motores es tremenda. El compañero @eniolw habla más en detalle de este tema en su artículo.

13.png

Figura 12 – Vista del programa chessbase – análisis del motor stockfish version 8

Los motores de ajedrez más conocidos son Stockfish, Komodo, Houdini, Fritz.

Consideraciones finales


Hemos podido aprender a través de este recorrido, como el ajedrez está inmerso en el paradigma STEM. No es exagerado decir que el ajedrez es una herramienta que propicia una visión científica bastante amplia y que además ha servido como campo de interés para el desarrollo de múltiples ramas que derivan de la ciencia.

Sin duda, se promueve la práctica del ajedrez tanto para disfrutar de una mejor salud mental, como para adentrarnos más intrínsecamente en los procesos experimentales que ha traído consigo el estudio de esta disciplina deportiva.

Referencias

Larousse del ajedrez: descubrir, profundizar, dominar – LAROUSSE (2000)
La Psicología en Ajedrez – Colección Escaque - Nikolai Krogius

El método en ajedrez - Josif Dorfman (2001)

Secrets of Chess Training - B T Batsford Ltd, London. Dvoretsky Mark (1991).

Ajedrez - Una forma de abrir tu mente

«El ajedrez es un fantástico gimnasio mental»

H2
H3
H4
3 columns
2 columns
1 column
14 Comments