30092021. El receso

image.png

Fuente

Tal día como hoy, me ha contado una amiga que ha ido a comer a un restaurante de cierto postín en Málaga y una manada de viejos verdes, se ha dedicado a "obsequiarlas" con comentarios como que estaban más bonitas sin mascarillas y demás. El número de tontos, no ha crecido, pero con la aquiescencia de cierto partido que ya sabemos cual es, que los alienta y les da entidad, se atreven a algo que durante muchos años, ha estado tan desaparecido, que parecía que no existía.

Una falta de respecto, que no se puede ni camuflar, en las fechas ni nada, no estamos en las previas de los fastos de la gran borrachera que parece que es el espíritu auténtico nacional. Da vergüenza ajena, la involución que estamos teniendo como sociedad, más que lástima, da asco.

Por otro lado, como todo en la vida, la sociedad avanza a pasos agigantados, la juventud se abre paso y es como la lava del volcán de Palma, no podemos hacer nada, solo asumirlo, y a Dios gracias que es así. En la sección de los aceites, mientras yo miraba si había de orujo de oliva y similares, dos chicos que estaban en actitud cariñosa, han empezado a besarse con pasión, ni mucha ni poca, la misma que podría tener cualquier otra pareja. Asumir eso, es normalidad.

En la estación de autobuses, por la que tengo predilección al pasar, las parejas se besan para despedirse, a veces por amor a veces por puro vicio y lascivia, si, como tu y como yo, ¿o acaso piensas que es distinto? Ese tipo de cosas me gusta.

Eso, si es la libertad, no el que puedan hacerlo, que la ley lo respalda, si no que lo hagan de forma espontánea y porque les apetece y no tengan que andar ni escondiéndose ni camuflándose, ni atisbo de siquiera pensarlo, en sus mentes. Bendito sea.

Ahora, la lava copa la actualidad, y parece que solo hay lava y Koeman del Barca y Luis Enrique, que es el "mesmo diablo" por no llevarse a nadie del Madrid. Una vez más, la juventud empuja, chavales jóvenes, sin complejos, con ganas de comerse el mundo, es lo que nos hace avanzar. No puedo de dejar de lado, lo repaso diariamente, lo que sucede en ese país tan lejano y salvaje a nuestros ojos que es Afganistán.

Es horrible, como a poco a poco, va imponiéndose, una versión light o enmascarada del horror, pero horror al fin al cabo, como una arena movediza que no te mata al instante, pero cuyo incierto final, va a ser el mismo.

H2
H3
H4
3 columns
2 columns
1 column
1 Comment