La Red Avispa (Película): y la polémica desatada en Venezuela

El pasado mes de Junio se estrenó en la plataforma de Netflix la película francesa Wasp Network con las actuaciones de Edgar Ramírez, Penélope Cruz, Ana de Armas y Gael García Bernal. Como lo he dicho en otras ocasiones, soy fanático del actor venezolano Edgar Ramírez, así que veo cada película en la que participa y me faltaba ver esta.

La acción de La Red Avispa transcurre en La Habana, capital de Cuba, a principios de los años noventa. Recordemos que desde los años sesenta, más bien finales de los cincuenta, el gobierno de la isla estuvo en manos de Fidel Castro; para el momento en que transcurren los acontecimientos de la película, ya el dictador llevaba más de treinta años en el poder y la situación para los habitantes de la isla había demostrado estar muy lejos del paraíso prometido. Embargo, bloqueo económico, atentados contra la sobreanía nacional y demás términos afines fueron pronunciados por las autoridades y escuchados por los habitantes durante muchos años y el descontento social fue creciendo, tanto dentro de la isla, como en los países vecinos, especialmente en EEUU.

En ese contexto, René González (Edgar Ramírez), un piloto cubano, roba un avión y huye de Cuba, dejando atrás a su amada esposa e hija y aterrizando en la ciudad de Miami. A él le siguen otros desertores cubanos que inician una serie de vuelos, en primera instancia para vigilar el mar entre el territorio norteamericano y la isla, ayudando a los balseros cubanos que, huyendo de su país, se aventuran al océano. Sin embargo, al poco tiempo, nos damos cuenta de que hay negocios más turbios fraguándose bajo esa fachada y que ninguno de los personajes que hemos conocido parece estar diciendo la verdad.

La película tiene secuencias de acción, hay aviones y vuelos, atentados terroristas, explosiones, disparos, muchos hombres uniformados y hombres de inteligencia que andan de encubierto, de lado y lado. Se trata de un juego de espías, basado en hechos de la vida real, en donde no siempre es sencillo saber de qué lado están los personajes, quizás ni siquiera ellos lo tengan claro. Además, se agrega algo de drama familiar por la separación entre René, Olga y su hija; hay un tema social y político también que a pesar de reflejar unos años concretos del pasado, guardan una gran similitud no sólo con el presente cubano sino con la actualidad venezolana.

Debido a esas similitudes, muchos han criticado a Edgar Ramírez, por haber interpretado a un militante cubano en la gran pantalla, sabiendo que la realidad de su país es un eco, un espejo, de la debacle de la isla, impulsada por sus gobernantes. Sin embargo, creo que hay que ver más allá y entender que sólo se trata de un papel, de una actuación. Además, en esta historia de espías y manipulación de lado y lado, pudiera decirse que no hay buenos y malos, aunque si perdedores y tristemente son los ciudadanos de todo un país los que deben cargar con las nefastas consecuencias de los juegos militares y políticos de dos naciones vecinas pero diametralmente diferentes entre sí. Lo más destacado de la cinta es la calidad del elenco, con grandes nombres y actuaciones a la altura. No creo que sea una gran película, pero sí una historia de acción entretenida de unos 6,5/10 puntos, que cuenta hechos reales y un drama social con los que todos podemos identificarnos, especialmente los venezolanos.

H2
H3
H4
3 columns
2 columns
1 column
2 Comments