El otro (Relato corto)


image.png

Fuente

El otro


image.png

Para qué describirlos por separado, si solo bastaba con decir que eran todo lo opuesto. Mientras que uno era alegre, simpático, extrovertido, el otro era justamente todo lo contrario. Pero eran gemelos. A simple vista, físicamente, nadie podía diferenciarlos, ni siquiera su familia, sus amigos o sus maestros lograban distinguirlos. Y menos después de lo que ellos decidieron era un juego: hacerse pasar por el otro.

0-0-0-0-0

Nadie sabe desde cuándo los gemelos comenzaron a engañar a la gente, desde cuándo dejaron de ser diferentes. Solo recuerdan que una vez hicieron público, en forma de triunfo, que habían estado usurpando uno el puesto del otro y que en aquella estafa no solo habían caído conocidos y amigos, sino hasta la familia y las novias de cada uno de ellos. Aquello, por supuesto, causó rabia entre los allegados, pero también algo de miedo.

0-0-0-0-0

Un día, en una cena familiar, los gemelos llegaron vestidos y arreglados de la misma forma. Como si uno fuera el reflejo del otro y dos gotas perfectas de agua, gestualizaban y modulaban las palabras del mismo modo como si estuvieran frente a un espejo. Los presentes, más que maravillados, parecían horrorizados al ver que no lograban diferenciarlos. Aquel día, los gemelos comenzaron una nueva etapa de aquel juego macabro : entre ellos mismos pusieron en duda que fueran dos, diferentes.

0-0-0-0-0

Desde aquel momento nadie supo nunca más quién de los gemelos iba o venía, quién estaba o se quedaba. Dicen que ellos mismos tampoco lo sabían o lo ocultaban. A veces intercambiaban miradas cómplices, otras veces la mirada era la de un enemigo que quiere anular al otro.


image.png

HASTA UNA PRÓXIMA OPORTUNIDAD, AMIGOS

H2
H3
H4
3 columns
2 columns
1 column
7 Comments