Popeye, the survivor | The story of the dog who stole my heart

A long time ago a wise man asked, Do you know why Life didn't gave dogs the chance to speak? The townsmen, without knowing what to respond, just shaked their head in denial. Dogs are not able to speak in order to show us that love, loyalty, and fidelity, can be showed without having to speak about them.
Screenshot_20210409-230616.pngScreenshot_20210409-230655.pngScreenshot_20210409-225727.png

Anyone who's ever shared their Life with a dog, know or has wondered how such a small being, curry and sometimes bald like that the Mexican dog, the Xolozcuintle, are able to give so much love to us, and cheer up our days when we are down, sad or feeling bad. But, most of all, the question I always ask myself is, ¿why can't dogs live the same length as us? Haven't you wondered how amazing it would be, how big of a gift it would be to be able to live together with them for our whole life?

I'm very grateful with my mom and dad, because they raised me and my sister to respect and love all animals, espcially dogs. Many of you will understand what I'm talking about, but something that really bothers me and gets me angry is when somebody hurts a dog or when I see cars - in Mexico its very common to see dogs dead in the streets that got hit by cars - not stoping and sometimes even speeding harder to hit some dogs. I remember that once I fought with a friend, because we were in the car (he was driving), there was a dog in the middle of the street and he did not stop, I waited for him to be closer, with the idea that he would brake and when I saw that he did not do it and the terrified dog got up and ran to the sidewalk, I asked him why he did not stop and angry because he raised his voice, he replied: "They are dogs, when they see a car approaching, they take off." I do not know about you, but here in Mexico I have seen many dogs run over on the highway, on the periphery and sometimes on the street, so the only thing I answered was: -if they were to go away, there would be no dogs run over. But hey there are some people who are not in tune with you and sometimes it is impossible to dialogue.

About four years ago, I went for a run with my mother and a block from my house, I found a very skinny dog, all the bones were marked. I remember that my mother was running a little behind me and I came back to tell her that she was going to go home for croquettes to give her. When I returned with the croquettes, I approached him and saw that he was blind, I became very sad and I began to cry, my mother angry because she already had to work, she yelled at me a few meters away so that we could leave and when she saw that we did not He turned around, approached me and saw me crying, I told him that the dog was blind and he told me that we should go home because if not, he would not get to work and that he would return with my sister by car because of the dog I knew from that short answer from my mom that she would let me adopt him. When I got home, I told my sister what had happened and after 5 minutes we left the house to go get him. When we arrived, I approached Popeye and he began to bark very fearful, then what I did was to start talking to him in a calm and very low voice so that he would calm down and approach me, because being blind, I did not know what was happening and more if he had been mistreated by other people. Little by little he approached me and when he was by my side, I loaded him up and got him into the car. We took him to the vet to be bathed, dewormed, put on flea medicine and checked on his blindness. Ugalde, who is our family veterinarian, told us that the cough he had was a consequence of the distemper he had at some point and that the cause of his blindness had been due to a strong blow to the head or because of a tumor. But what he believed the most was that he was a tumor, because he had very clear blue eyes, like river water and from one you could see a white ball.

Screenshot_20210406-195926~2.png

Popeye was part of our canine pack for two years.
He was a very sweet and affectionate dog, at first I will not deny that he was very fearful, but I do not blame him, I cannot imagine all the things that he lived the time he was on the street. As the days went by, when he arrived at my house, he ran out to the gate that overlooks my parking lot and excitedly wagged his tail and waited for him to come in to be pampered.

My mom wouldn't let me put him in the house for a long time because she would pee everywhere, so at times she would come in and she loved to get on the couch in the living room and lie there. It was very funny because due to the consequences of the distemper he had a very hoarse cough and it looked like that of a human, so some days I forgot to take it out (he lived in the laundry room where he had his bed and the patio that overlooks the parking lot), I heard the cough and I was very scared because I thought there was someone, I went down to see who had entered my house and Popeye was lying in the living room.

IMG-20210406-WA0017~2.jpg

Muchos ya sabrán, pero mi papá decidió ponerle Popeye por la caricatura de “Popeye el marino”, es un personaje de tiras cómicas y dibujos animados. Es caracterizado por la fuerza que tiene al comer espinacas, por su peculiar forma de reírse y hablar, por ser un marinero y -por no ver de un ojo que todo el tiempo lo tiene cerrado-.

Recuerdo un día que llegué a la casa, cuando fui a la universidad y la señora que nos ayuda con la limpieza, dejo la puerta abierta del patio en donde se encontraba Popeye a la cochera. Cuando entre, sentí un tope y Popeye comenzó a llorar horrible, en ese momento, lo subí rápidamente al coche y me fui directo al veterinario, en el trayecto le marque a mi papá para decirle lo que había sucedido y me dijo que fuera por el para que me acompañara, así que de camino a Ugalde (el veterinario), pase por el y me acompaño. Se quedo dos días en revisión, el primer día sin el fue una agonía porque pensé que no iba a sobrevivir, pero al siguiente día que fui por él, Ugalde me dijo que no le había pasado nada, que solo se lastimo un poco la vejiga que fue en donde lo aplaste y por eso hacía sangre con pipí. Popeye era un sobreviviente, en mi familia siempre hacíamos la broma de que los únicos sobrevivientes en el fin del mundo iban a ser las cucarachas y Popeye.

Screenshot_20210409-230516.png

Popeye was part of our canine pack for three years. One day I woke up and had several missed calls from my parents, when I dialed them, they told me that they had to put Popeye to sleep because he was convulsing because of the tumor, hitting his head on the floor and it was a long time without it coming off him. They told me it was a horrible scene, because when he was hitting the floor, he was drawing a lot of blood and when carrying him he calmed down. I knew that at some point this would happen because Ugalde had told me that the tumor was inoperable and at some point it was going to hurt.

The only thing that makes me happy is that the last three years of his life, he lived with a family that loved him, he was happy, loved and eating a lot of sweet bread.

Through friends, friends, family and my own experience, sleeping with a dog so that it no longer continues to suffer, with which you were lucky enough to be by its side for years, is one of the worst pains you go through in your life. Finally, you are making the decision to take the life of a small living being that you came to love more than many things and people in the world, but that great decision is made for him and not for yourself. It makes me very selfish that people don't put them to sleep because they don't want to mourn and the poor animal hurts everything. When necessary you have to let go, even if it hurts.

"Every night, without exception, my dad, coming home from work at night, would bring Popeye his favorite sweet bread."

And this is the story of Popeye, the dog who, despite having a hard history, was happy and knew both how to love and let him be loved.



This is my entry for the Contest "Stories of our little angels", you should check it out because there are amazing entries!



Popeye, el sobreviviente - La historia del perro que robó mi corazón


Una vez un sabio pregunto ¿sabes por qué la vida no les permitió hablar a los perros?, el pueblo sin saber que decir, negaron con la cabeza y el respondió: para enseñarnos que el amor, la fidelidad y la lealtad, se pueden demostrar con acciones sin necesidad de palabras.
Screenshot_20210409-230616.pngScreenshot_20210409-230655.pngScreenshot_20210409-225727.png

Todos los que tenemos perros, sabemos y/o nos hemos preguntado que cómo un ser vivo tan pequeño, peludo o a veces pelado como los xoloitzcuintles, nos pueden dar tanto amor y alegrar nuestros días cuando estamos bajoneados, tristes o nos sentimos mal. Pero, sobre todo, la pregunta que yo siempre me hago es ¿por qué no pueden vivir lo mismo que yo?, no se han preguntado, seria un regalo de la vida que nuestros perros vivieran más años para poder compartir más momentos juntos.

Algo de lo que agradezco es que mis papás nos hayan inculcado a mi hermana y a mi, el respeto a los animales y el encanto por los perros. Muchos me entenderán, pero algo que me saca de mis canales es cuando alguna persona esta lastimando a algún perro o los coches que no se paran, cuando ven a un perro cruzando. Recuerdo que una vez me pelee con un amigo, porque íbamos en el coche (él iba manejando), había un perro a la mitad de la calle y no frenaba, espere a que estuviera más cerca, con la idea de que frenaría y cuando vi que no lo hizo y el perro espantado se levanto y corrió hacía la banqueta, le pregunte el por qué no frenaba y enojado porque le levante la voz, me respondió: “son perros, cuando ven que un coche se acerca, se quitan”. No se ustedes, pero yo aquí en México he visto muchos perros atropellados en la carretera, en periférico y algunas veces en la calle, por lo que lo único que le respondí fue: -si se quitaran, no habría perros atropellados. Pero bueno hay algunas personas que no están en sintonía contigo y a veces es imposible dialogar.

Hace unos cuatro años aproximadamente, salí a correr con mi mamá y a una cuadra de mi casa, me encontré a un perro muy flaco, todos los huesos se le marcaban. Recuerdo que mi mamá iba un poco más atrás que yo corriendo y regrese para decirle que iba a ir a la casa por croquetas para darle. Cuando regrese con las croquetas, me acerque a él y vi que era ciego, me entro una tristeza enorme y comencé a llorar, mi mamá enojada porque ya tenía que trabajar, me gritaba a unos metros para que ya nos fuéramos y cuando vio que no volteaba, se acerco a mi y me vio llorando, le dije que el perro era ciego y me comento que ya nos fuéramos a la casa porque si no, no iba a llegar a su trabajo y que regresara con mi hermana en coche por el perro, por esa corta respuesta de mi mamá, sabía que me dejaría adoptarlo. Al llegar a casa, le comenté a mi hermana lo que había pasado y a los 5 minutos salimos de la casa para ir por él. Cuando llegamos, me acerque a Popeye y comenzó a ladrar muy temeroso, entones lo que hice fue comenzarle a hablar con voz tranquila y muy bajita para que se tranquilizara y se acercara a mi, porque al ser ciego, no sabia lo que estaba sucediendo y más si había sido maltratado por otras personas. Poco a poco se fue aproximando a mi y cuando estaba a mi lado, lo cargué y lo subí al coche, Lo llevamos al veterinario para que lo bañaran, desparasitaran, le pusieran el medicamento para las pulgas y checaran lo de su ceguera. Ugalde, que es nuestro veterinario de cabecera, nos comento que la tos que tenía era secuela del moquillo que en algún momento tuvo y que la causa de su ceguera había sido por algún golpe fuerte en la cabeza o por causa de un tumor. Pero lo que más creía, era que fuera un tumor, porque tenia los ojos azules muy claritos, como agua de rio y desde uno se le veía una bola blanca.

Screenshot_20210406-195926~2.png

Popeye formo parte de nuestra manada canina por dos años.
Era un perro muy dulce y cariñoso, al principio no voy a negar que era muy miedoso, pero no lo culpo, no me imagino todas las cosas que vivió el tiempo que estuvo en la calle. Con el paso de los días, cuando llegaba a mi casa, salía corriendo a la reja que da a mi estacionamiento y emocionado movía la cola y esperaba a que entrara para que lo apapachara.

Mi mamá no me dejaba meterlo mucho tiempo a la casa porque se hacía pipi en todos lados, así que por ratos entraba y le encantaba subirse al sillón de la sala y quedarse ahí acostado. Era muy gracioso porque por las secuelas del moquillo tenía una tos muy ronca y se parecía a la de un humano, entonces algunos días que se me olvidaba sacarlo (él vivía en el cuarto de lavado en donde tenia su camita y el patio que da al estacionamiento), escuchaba la tos y me daba muchísimo miedo porque pensaba que había alguien, bajaba a ver quien había entrado a mi casa y estaba Popeye acostado en la sala.

IMG-20210406-WA0017~2.jpg

Muchos ya sabrán, pero mi papá decidió ponerle Popeye por la caricatura de “Popeye el marino”, es un personaje de tiras cómicas y dibujos animados. Es caracterizado por la fuerza que tiene al comer espinacas, por su peculiar forma de reírse y hablar, por ser un marinero y -por no ver de un ojo que todo el tiempo lo tiene cerrado-.

Recuerdo un día que llegué a la casa, cuando fui a la universidad y la señora que nos ayuda con la limpieza, dejo la puerta abierta del patio en donde se encontraba Popeye a la cochera. Cuando entre, sentí un tope y Popeye comenzó a llorar horrible, en ese momento, lo subí rápidamente al coche y me fui directo al veterinario, en el trayecto le marque a mi papá para decirle lo que había sucedido y me dijo que fuera por el para que me acompañara, así que de camino a Ugalde (el veterinario), pase por el y me acompaño. Se quedo dos días en revisión, el primer día sin el fue una agonía porque pensé que no iba a sobrevivir, pero al siguiente día que fui por él, Ugalde me dijo que no le había pasado nada, que solo se lastimo un poco la vejiga que fue en donde lo aplaste y por eso hacía sangre con pipí. Popeye era un sobreviviente, en mi familia siempre hacíamos la broma de que los únicos sobrevivientes en el fin del mundo iban a ser las cucarachas y Popeye.

Screenshot_20210409-230516.png

Popeye formo parte de nuestra manada canina por tres años. Un día desperté y tenia varias llamadas perdidas de mis papás, cuando les marque, me comentaron que habían tenido que dormir a Popeye porque se estaba convulsionando por causa del tumor, golpeándose la cabeza contra el piso y paso mucho tiempo sin que se le quitara. Me dijeron que fue una escena horrible, ya que cuando se estaba pegando contra el piso, se estaba sacando mucha sangre y al cargarlo se tranquilizaba. Sabía que en algún momento pasaría esto porque Ugalde me había comentado que el tumor era inoperable y en algún momento le iba a doler.

Lo único que me hace feliz es que sus últimos tres años de vida, los vivio con una familia que lo amaba, estuvo feliz, amado y comiendo mucho pan dulce.

Por amigos, amigas, familiares y experiencia propia, dormir a un perro para que ya no siga sufriendo, con el que tuviste la suerte de estar a su lado por años, es uno de los peores dolores por los que transitas en tu vida. Finalmente, estas tomando la decisión de quitarle la vida a un pequeño ser vivo que llegaste a amar más que a muchas cosas y personas en el mundo, pero esa gran decisión la haces por el y no por ti. Se me hace muy egoísta que las personas no los duerman porque no quieren entrar en duelo y al pobre animal le duele todo. Cuando es necesario hay que dejar ir, aunque duela.

“Todas las noches, sin excepción alguna, mi papá regresando del trabajo por las noches, le traía a Popeye su pan dulce preferido”.

Y esta es la historia de Popeye, el perro que ha pesar de tener una historia dura, fue feliz y supo tanto amar como dejar ser amado.



This is my entry for the Contest "Stories of our little angels", you should check it out because there are amazing entries!

H2
H3
H4
3 columns
2 columns
1 column
Join the conversion now