La novia lejana (Relato corto)


image.png

Fuente

La novia lejana


image.png

Él siempre contaba esa historia. Incluso cuando nadie le preguntaba o no había nadie a su lado, estaba él narrando desde el principio una historia que pudo haber sucedido, pero que muchos creen que es producto de su imaginación, de esa realidad transformada y creada a causa de tanta soledad acumulada, o porque él vivía en su propio mundo.

<:>0I0I0<:>

Se habían conocido cuando niños. Ella era la hija de un comerciante del pueblo, él un niño más de la calle con algunos problemas de aprendizaje. Tal vez porque los niños no hacen diferencias, se creyeron iguales. Pero eran diferentes y no porque uno tuviera dinero y otro no, sino porque a uno le sobraba vida y en ella, enferma, su pequeño corazón no dejaba de crecer.

<:>0I0I0<:>

Pero la única que no arrugaba la nariz al ver al niño, era ella. La única que no reparaba en sus harapos, en sus pies descalzos, en los nudos prematuros de sus manos; la única que reía cuando lo veía llegar, que pasaba horas jugando a su lado a pesar de su poca inteligencia. Y él era el que, al verla cansada, prefería quedarse a su lado antes que estar saltando o escucharla leer antes que ir a nadar al río.

<:>0I0I0<:>

En el pueblo le echaban broma y él decía que aquella era su novia. Una tarde murió la niña y ya él nunca más fue un niño. Cuando la gente le preguntaba con el tiempo dónde estaba la novia, él, con su cara sucia, miraba hacia arriba y señalaba con el dedo: se fue lejos, como un pajarito, se fue volando al cielo.

image.png

HASTA UNA PRÓXIMA OPORTUNIDAD, AMIGOS

H2
H3
H4
3 columns
2 columns
1 column
9 Comments