El increíble poder de interesarse en los demás

Interesarse en otros encierra un poder inimaginable. Si alguien te interesa, muestra interés, no solo en buscarlo, sino en conocerle. No solo a través de mensajes o conversaciones planas, sino a través de preguntas.

Si eres periodista, emprendedor, empresario, artista, vendedor, político o sencillamente estás enamorado, este artículo te puede interesar, así que, muestra interés en leerlo.


En algún momento nos ha tocado y nos tocará entablar alguna relación con alguien que nos interese por algún motivo: económico, amoroso, religioso o hasta de salud. Sea cual sea el caso, no es recomendable llegar, presentarnos y manifestarles nuestra petición o intención de buenas a primeras y sin anestesia. Hay casos que sí, no hay de otra o no es tan necesario, pero la mayoría de las veces es mejor hacer de las relaciones humanas un arte, tal cual lo es, un maravilloso arte.

Por eso, te invito a lo siguiente:

• Previo al primer contacto, conoce lo más que puedas sobre ella. La web registra mucho de lo que esa persona publica y comparte en sus redes sociales o página web, blogs, canales de videos, etc. a través de textos, fotos, videos y experiencias, y eso, muestra una parte importante de cómo ella es, cómo piensa y siente. No hay excusas para no "averiguarle la vida", como dicen, y así conocerle un poco más, porque de hecho esa información te servirá luego, cuando hables en una llamada, en persona o hasta chatees con ella.

• Ya en tu primer encuentro o contacto, procura seguir sabiendo sobre la persona. Pregúntale qué hace, cuáles son sus gustos, hobbies, metas, sueños, todo basado en lo investigado previamente. Sin caer claro está en la invasión o interrogatorio tipo detective (lo digo por experiencia, soy muy preguntón y he cometido ese error en el pasado).

image.png
Fuente

• En ese mismo primer contacto o en los otros que sigan, sea en persona o tal vez en una llamada, al conversar con ella sé un buen oyente, aliéntale a hablar de sí misma, y usa eso que encontraste en internet para hacerle sentir que sí le interesas, tanto, que buscaste sobre él o ella. ¿No me crees? Pregúntale a un famoso cómo se siente cuando un entrevistador le hace preguntas o comentarios errados sobre su vida y se nota que él o su equipo de producción hicieron un paupérrimo trabajo de investigación, y no se han leído siquiera un capítulo de su libro, visto una película de su filmografía u oído alguna canción de su último disco al menos.

Ya lo escribió Dale Carnegie en su magnífico libro "Cómo ganar amigos e influir sobre las personas":}

"De manera que si aspira usted a ser un buen conversador, sea un oyente atento. Para ser interesante, hay que interesarse. Pregunte cosas que su interlocutor se complacerá en responder. Aliéntelo a hablar de sí mismo y de sus experiencias. Recuerde que la persona con quien habla usted está cien veces más interesada en sí misma y en sus necesidades y sus problemas que en usted y sus problemas. Su dolor de muelas le importa más que una epidemia que mate a un millón de personas en China. Un forúnculo en el cuello significa para él una catástrofe mayor que cuarenta terremotos en África. Piense en eso la próxima vez que inicie una conversación."

Y así es, todos creemos que somos importantes y queremos sentirnos así. Deseamos ser interesantes, experimentar la sensación de que nuestra vida, carácter, hechos o palabras son relevantes para los demás. Por ello, si decimos que alguien nos importa, sencillamente demostrémoslo, hagamos que esa otra persona sienta que de verdad nos importa y nos interesa.

• Una vez logrado captar la atención y el interés de esa otra persona en nosotros, procedemos ahora sí a expresarle nuestra petición. En la gran mayoría de los casos el resultado será positivo. Nuestro pedido será atendido, nuestra propuesta aceptada, nuestro producto comprado, nuestra idea recibida y aprobada.

Importante que recordemos lo siguiente: ese interés debe ser lo más genuino posible. Está claro que queremos lograr algo y que no todas las situaciones tienen el mismo contexto, pero lograremos más y nos sentiremos mejor cuando el interés que demostremos por otros sea genuino y sincero, no únicamente por un objetivo subyacente.

También recuerda que esto lo puedes llevar de lo macro a lo micro. Lo puedes usar con dueños de una gran cadena de supermercados o con el señor Luis del kiosco de la esquina. Solo adapta estos tips al caso que necesites.


image.png
Fuente


Si alguien te interesa, muestra interés, de no hacerlo, podríamos perder ese potencial negocio, empleo, favor o incluso el amor de nuestras vidas.

Si alguien te interesa, muestra interés no solo en buscarlo, sino en conocerlo. Hazle sentir importante e interesante. Después me cuentas.

G. S. Bilbao

H2
H3
H4
3 columns
2 columns
1 column
9 Comments