La niña que se negaba a partir -Relato Halloween👧🏽🕯️🪔


png_20211027_161932_0000.png

Queridos amigos en esta oportunidad vengo a contar algo que sucedió hace unos años atrás. Donde una serie de acontecimientos develará una trágica verdad.

Había pasado dos años fuera de mi país y al regresar con mi marido y dos hijos, nos entusiasmó la idea de buscar un lindo piso en la parte norte de la ciudad. Siempre había soñado con tener a la montaña de vista al tomar el café de la mañana.

Así fue que conseguimos un lindo espacio que aunque hacía mucho no era habitado sabía que ese lugar era perfecto para iniciar un nuevo hogar.

Mis hijos adoraron su habitación, acomodaron sus juguetes eran muy felices y nosotros también viendo que bien se adaptaron a este lugar.

Con el paso de los días comenzamos a sentir risas al pasar por el cuarto de los niños, despertamos y los juguetes estaban hasta en la sala de estar; pero era algo que podía pasar cuando tienes niños pequeños.


1_20211027_164738_0000.png

Damián mi esposo se había quedado solo en casa y mientras estaba en la computadora escucho una voz que decía - Papí- él alzó la vista y no vio nada, abrió la puerta a ver si los niños estaban en el corredor y nada.
Había tenído mucho estrés y asumió que era producto del cansancio.

En una oportunidad mi hijo mayor que solo tiene 4 años me dijo que la niña quería jugar con el pero no en el cuarto. Yo decidí seguirle la corriente pues los niños tienen amigos imaginarios. Otra oportunidad que reste importancia al asunto.

En esta oportunidad me tocó a mí, escuché un correteo en los pasillos de la habitación hasta la cocina, luego escucho un llanto... -mamá, ayudame mamá.
Mis hijos estaban en casa de la abuela así que supe que lo que sucedía no era normal, sin embargo callé y continúe con mis quehaceres.

El ruido cada vez era más continuo en la casa, pero estos edificios eran viejos y siempre, podría ser los ruidos de las tuberías o que sé yo; o así me lo decía mentalmente para ser lo más racional posible.
Una noche cuando fuimos a llevar a los niños a la cama siempre leíamos un cuento, la canción de dormir y un abrazo para las buenas noches. Mientras esto ocurría esa noche los 4 divisamos su presencia a nuestra espalda. Mathias señaló diciendo mira la niña quiere jugar solo escuchamos una pequeña voz diciendo Truco o trato y al voltear solo sentimos la puerta que se cerró de golpe y luego una risa inocente aunque un poco espeluznante.


2_20211027_164738_0001.png

Acostamos a los niños le dimos la bendición y salimos de la habitación.
Mi esposo muy preocupado me comentó que el domingo mientras preparaba el desayuno se le boto un poco de leche en el mostrador y que al girar vio unos deditos marcado en el polvo; yo comenté lo que había escuchado y las sombras...
Recordamos que Damián tiene una tía que vive a pocas cuadras de nosotros y que tenía muchos años trabajando de medium, si no investigamos que sucedía no íbamos a estar en paz en esa casa que tanto nos gustaba.

Maritza llegó al día siguiente con un péndulo de cristal y nos confirmo lo que ya nosotros creíamos.
Ella pudo hacer contacto con el alma de una pequeña niña quizá de la edad de mis hijos, que murió trágicamente durante la tragedia de 1999. Esa niña se sentía feliz porque nosotros éramos los padres amorosos que ella quería tener.

Soy un poco escéptica y aunque confiaba en la tía Maritza comencé a preguntar a los más antiguos residentes de lugar. Y pues si no solo me enteré de la muerte de esa niña sino de todo lo que vivió en vida. Amelia así se llamaba era un poco mayor que mis hijos era una niña tímida y muy maltratada, la conserje Miriam una señora de pasados 60 años me comentó que el padre de Amelia era un hombre ruin que abusaba de su pequeña y violentaba a la madre de esta, una muchacha muy joven que había traído del campo. Durante la noche más lluviosa de ese diciembre ella y su hija intentaron escapar y el desbordamiento de la quebrada Anauco hizo que la corriente se las llevara. Ella sobrevivió pero perdió para siempre la razón y su pequeña jamás fue encontrada.

Por un momento me sentí culpable por todo lo horrible que pudo vivir esa pequeña y el porqué quería que nosotros fueramos sus padres.
Maritza nos sugirió prender una velita con flores, agua y quemar un poco de laurel, salvia, canela, anís de estrella y sal. Y juntarnos en casa para decirle a Amelia que era momento de partir. Mis lágrimas no se pudieron contener pero esa hija fantasma no era mía y tenía que partir. En ese momento sentí un frío en mi brazo que me erizo todo el cuerpo a mi marido igual. Creo que era la pequeña Amelia con un abrazo de despedida. La noche paso y los días y más nunca sentimos a la niña...


3_20211027_164738_0002.png

Esta es mi entrada a concurso de Halloween de @hivebuzz promovido por @arcange si quieres participar estás a tiempo Aquí invito a @ricardo993 y a @orimusic a participar.


📝 De mi autoría basado en hechos reales.
🖼️ Edición imágenes de uso libre editadas en Canva App versión para Android.

H2
H3
H4
3 columns
2 columns
1 column
6 Comments