Contratiempo (Película): el misterio de la habitación cerrada

En términos generales, no soy amante del cine español, pero debo reconocerles una cosa: hacen buenos thrillers. No me refiero a que hagan joyas del género (aunque quizás haya alguna), pero sí he notado que a los españoles les gusta mucho filmar y ver historias de suspenso, de terror, como El Hoyo, Los ojos de Julia y No dormirás, y también les encantan las novelas negras en la gran pantalla con asesinatos e investigaciones policiales como El cuerpo de Oriol Paulo, el mismo director de la cinta que les traigo hoy.

Contratiempo cuenta la historia de Adrián Doria (Mario Casas), un joven y exitoso empresario, padre, casado, que está a punto de acudir a una audiencia previa a su juicio. Doria recibe a la abogada defensora en su departamento para repasar el caso y evitarle, si puede, la condena tras las rejas. Para poder hacer bien su trabajo, la abogada le pide que le cuente la historia desde un principio, sin omitir nada y con el mayor detalle posible. El director aprovecha esta pregunta para sumergirnos en la trama de la película y es así como nos enteramos del cargo que se le imputa a Doria quien un día despertó en la habitación de un hotel junto al cadáver de su amante, Laura Vidal (Bárbara Lennie). No sólo es acusado de asesinato, sino que el caso volvió pública su relación extramatrimonial, por lo que peligra su matrimonio, su carrera profesional, su imagen y por supuesto, su libertad. Por eso contrata los servicios de Virginia Goodman (Ana Wagener), la mejor preparadora de testigos del país según los entendidos en el tema y esa noche repasan la historia para hallar una duda razonable que libre de la cárcel a Doria.

La película tiene un buen montaje y los flashbacks a diferentes momentos de la vida de los protagonistas, nos ayudan a reinterpretar las cosas que no nos han quedado del todo claras y nos hacen darle un significado a ciertos detalles que creíamos menores. Nos enteramos así de quién es Adrián, a qué se dedica, quién es Laura, cuándo se conocieron y qué circunstancias rodearon su asesinato en aquel hotel, un homicidio del cual se acusa a Doria quien afirma ser inocente a pesar de que todas las pruebas lo acusen, ¿cuáles son estas pruebas? ¿por qué es tan difícil demostrar su inocencia? Repasemos una vez más el misterio de la habitación cerrada.

El misterio de la habitación cerrada, también conocido como el crimen imposible es un subgénero de la ficción detectivesca en el que un crimen se comete en circunstancias muy particulares en las que aparentemente el perpetrador no podía haber entrado o salido de la escena del crimen: la habitación está asegurada por dentro, o no tiene ventanas, o nadie vio salir ni entrar a nadie y la única puerta está clausurada, cosas así. Es algo como lo que se presenta en la película Knives Out con el fallecimiento de Harlan Thrombey o, en una escala mucho mayor, es lo mismo que sucede con la desaparición de Harriet en The girl with the dragon tattoo, sólo que en lugar de una habitación, lo que está cerrado es una isla. En estas historias, normalmente se le presenta el rompecabezas y se le dan pistas al lector/espectador para que intente resolver el misterio antes de llegar al final de la obra, como si se tratase del Dupin de Edgar Poe o de algún caso del célebre Sherlock Holmes de Arthur Conan Doyle.

Todo esto viene a que, al momento de despertar en la habitación del hotel y descubrir a su amante muerta, Adrián Doria se encuentra en una habitación cerrada por dentro, sin otra salida posible más que la puerta principal por la que ninguno de los otros inquilinos del hotel ha visto salir a nadie después de haber escuchado unos golpes. Así que, si nadie salió y nadie más entró, Doria debe ser el culpable. Este tipo de misterios siempre son interesantes porque como ya es una trama bastante gastada, quienes se aproximan a ella, suelen darle algún giro diferente; sin embargo, creo que si bien al principio de Contratiempo las piezas comienzan a encajar y nos sorprenden los nuevos descubrimientos, pronto la trama comienza a rozar el terreno de la inverosimilitud. Una cosa es plantear un escenario rebuscado, pero posible; y otra es dotar a la historia de cosas que la saquen de su realidad.

En términos generales, esta película es buena, que no extraordinaria. Tiene buenas actuaciones, buena trama, buena fotografía y buen tratamiento en el uso de sus recursos, pero tal como lo he dicho, creo que cruza la línea de lo permitido y hubo un par de cosas, en especial hacia el final, que no me convencieron del todo y por eso creo que le viene bien un 6/10. Sin embargo, la considero una opción entretenida, mejor que mucho de lo que se puede conseguir en Netflix o en las otras plataformas similares, así que si quieren ver una película ligera pero con algo de suspenso e investigaciones policiales sobre caosos imposibles, consideren esta opción.

Reseñado por @cristiancaicedo

H2
H3
H4
3 columns
2 columns
1 column
2 Comments